Indigestión

Consciente de cómo se había indigestado de soledades, de ausencias, de pérdidas, de lejanías, me dijo: «Nos atragantamos de partidas, de adioses, de silencios, de secretos y, a veces, hasta de falta de despedidas. Nos hemos tenido que desprender, a la fuerza, de los amigos que se han ido, de los personajes que no conocimos, de lo que no somos, pero hubiéramos querido ser, de lo que somos y no sabíamos.
Nos enfermamos por ser, por no ser o por dejar de ser. Me gusta lo que no tengo. Nos indigesta lo que nos devuelve el espejo, la basurita que almacena el cerebro, la hartura, el miedo, la angustia, el hastío. No coleccionamos encuentros, ahora los desencuentros están a la orden del día: iba a salir, iba a llegar, te iba a encontrar, no nos pudimos cruzar, tuve que regresar».

Lo vi de frente a la desazón, de espaldas a la vida; luchando por no luchar. Peleando por existir, a media marcha, cansado. Lo vi desde aquí, desde afuera, al tiempo que una voz en mi cabeza recitaba: «Hagan sus apuestas señores, no va más, no va más, no va más».

5 comentarios en “Indigestión

  1. Me encantó tu mirada profunda y algo triste de los temores y ansiedades con los que nos reta la vida. Todos son aprendizajes que debemos afrontar con entereza y sin perder la esperanza de crecer y ser mejores seres humanos.
    Un gran escrito y otro abrazo con cariño y admiración.

    Me gusta

  2. Indigestión? Revoltura? Mezcla indeseada que es difícil procesar.
    El ying y el yang, es una realidad en nuestra vida. El caos siempre trae cosas buenas, igual que la indigestión limpia nuestro organismo, limpiamos el alma también

    Me gusta

Responder a Marcele Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s