Incertidumbre

Hubo un hubo, cuyo comienzo desconocía. Está allí desde tiempos inmemoriales, desde antes de que yo hubiera tomado la decisión de ser carne de otra carne para acampar, por un tiempo, en esta historia. Hubo un hubo desde donde anidaba en las alturas: mirando, planeando, programando. Analizando cómo sería mi carne cuando fuera carne propia y ese hubo se fuera transformando en un hay.

Hay un hay que es mi presente. No es solo el minuto en que, consciente de mí, me hago cargo de mi carne, sino cuando soy mi propia carne. Hay un hay donde el tiempo no es un día, o un año sino especialmente el instante en que soy yo, dentro de mí, en mi propio envase.

Hubo… hay… pero no habrá un habrá que amerite trastocar mi vida con la inquietud de qué sucederá cuando, con el paso del tiempo, mi mente se repose, se asiente y recuerde que vengo del hubo, que cada día se acaba el hay y que no debo temer a no saber si habrá para mí un habrá.

10 comentarios en “Incertidumbre

  1. Ojala aprendieramos a vivir plenamente ese hay, ese disfrutar de las cosas pequeñas que viéndolas bien, no son tan pequeñas por el significado que tienen dentro de nosotros.
    Buen apunte María

    Me gusta

  2. Hubo una época en que no esperaba ansiosamente una píldora literaria todos los domingos; hay un muy buen fragmento hoy y habrá muchos más “ogni domenica “

    Me gusta

  3. Tus palabras siempre invitan a la reflexión y hoy después de leer » Incertidumbre» me queda la certeza de que debo vivir el hay porque no hay nada más incierto que el habrá.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s